L'OPINIÓ: 22@ Y LA RECUPERACIÓN ECONÓMICA DE BARCELONA by Xavier Monzó, president del 22@NETWORK BCN

per Carla Escolà Costa,

El teólogo inglés y también matemático -perfil cautivador- William George Ward tiene una cita que bien puede describir nuestras reacciones al intuir la grave crisis económica que tendremos que afrontar en los próximos meses. Dice así: “El pesimista se queja del viento; el optimista espera que cambie; el realista ajusta la velas”.

Hace más de 20 años Barcelona ajustó sus velas, con visión de futuro y avanzándose en mucho a otras capitales económicas Europeas, apostó por transformar su barrio industrial, el Poblenou, en un espacio de actividad económica con la mirada puesta en el siglo XXI, el espacio 22@. La apuesta fue arriesgada, pionera, visionaria en algunos de sus aspectos, pero siguiendo la tradición de innovación urbana de la ciudad; recordemos la novedad que supuso el Pla Cerdà en otro cambio de siglo, supo ver los cambios globales que ya se estaban produciendo en la economía y adaptar su planeamiento urbanístico para seguir siendo una ciudad referente en el campo industrial, pero esta vez enmarcada en una nueva revolución industrial (la revolución tecnológica).  El inicio de la Barcelona digital y tecnológica. La ciudad que se construye para y con la nueva economía. La ciudad que no expulsa sus industrias.

Hoy, 22@, se ha convertido en el referente mundial de los 'Innovation District'. Un gran entorno económico.  Un espacio para vivir y trabajar, donde la actividad económica y residencial pueden desarrollarse conjuntamente haciendo de la ciudad un espacio compartido. 22@ es un referente internacional, con un techo de 130.000 puestos de trabajo de actividades de valor añadido, más de nuevas 4.000 viviendas públicas y un modelo de colaboración público-privado exitoso y motivo de análisis de muchas grandes ciudades en el Mundo.

200 hectáreas de talento

Con los primeros envites del covid-19, el 22@ no paró. Todo lo contrario, se activó como un resorte para que todas las industrias esenciales pudieran dar respuesta. En 200 hectáreas de nuestra ciudad se concentra buena parte del talento humano que hace posible la logística de la cadena alimentaria, la investigación médica, las soluciones tecnológicas que nos permiten estar hoy cerca de nuestros seres queridos mediante una pantalla, y que aseguran la comunicación de nuestros servicios esenciales. La pandemia ha hecho que percibamos, aún más, que la tecnología es algo esencial en nuestras vidas y también que es algo esencial en nuestra economía. La tecnología y la digitalización (aparte de ser una industria en sí misma) son la columna vertebral de casi la totalidad de los procesos productivos y sus servicios relacionados.

En estos momentos de frenética actividad en 22@ me resuenan unas palabras, que no viví en primera persona, pero que corrieron como la pólvora por nuestra Asociación 22@Network. Hace algunos años un concejal del Ayuntamiento de Barcelona nos dijo: “Es que ustedes, los del 22@, son aquí en el Poblenou unos extraterrestres, no sabemos ni quiénes son ni lo que hacen”.  Esa pregunta, hoy, se podría responder más fácilmente. Los edificios que usted ve, las viviendas públicas que se ha podido generar, con sus respectivas zonas verdes y equipamientos, el impacto en el PIB de la Ciudad y ser columna vertebral de las industrias y servicios esenciales de esta sociedad hiper-conectada. La respuesta sería: estos somos y esto hacemos en el 22@. Un evidente motor económico, que la ciudad ha de saber aprovechar para su recuperación económica.

Nos toca volver a ajustar las velas. No podemos esperar a que sople el viento. La recuperación económica requiere de una nueva apuesta valiente. Requiere concreciones. Necesitamos una propuesta cultural más digitalizada, un turismo más digitalizado, una sanidad más digitalizada, una educación más digitalizada, una atención social más digitalizada. Vivimos en la contradicción de ser una sociedad hiper-digitalizada (solo hay que comprobar el exitoso ratio de penetración del 'smartphone' en nuestro país), en un mercado laboral poco digitalizado. Necesitamos romper las barreras de capacitación laboral, en todos los niveles y hacerlo con las personas, ayudando a que se generen nuevas oportunidades profesionales para los y las trabajadoras.

La pandemia no cambia el destino económico de la ciudad, nos cambia la velocidad con la que hemos de abordar el camino y los valores que nos acompañan. Por tanto, el escenario de recuperación económica global no es otro que seguir  impulsando la cuarta revolución industrial y Barcelona debe seguir siendo, como lo es desde el año 2000, un referente en la generación de los nuevos procesos innovadores y tecnológicos que permitirán  reactivar la economía europea. Aquellas ciudades que mejor incorporen  las capacidades tecnológicas en todos sus ámbitos -productivos, administrativos, de cuidado y atención a las personas o formativos- más rápido y en mejores condiciones relanzarán su capacidad productiva y mantendrán la cohesión social. 

Apostemos por la capacitación digital, por la innovación empresarial, por el I+D+i, por los valores de inclusividad y sostenibilidad que tanto han inspirado el 22@. Barcelona dispone de herramientas suficientes para volver a ajustar sus velas. Tan difícil o tal sencillo como liderar un espacio compartido de todos y contando con todos. Un nuevo puerto seguro.

Comentaris


Per comentar, si us plau inicia sessió o crea't un compte

SUBSCRIU-TE!

Vols estar sempre assabentat de les últimes novetats i els events al districte 22@?